El paro caerá en 2019 por debajo del 20% de la población activa de Sevilla

64
0
Compartir
Barometro-Economico-de-Sevilla

El decano del Colegio Profesional de Economistas de Sevilla, Francisco J. Tato Jiménez, la presidenta de la Comisión de Estudios del Colegio, María del Pópulo Pablo Romero, y la profesora del Departamento de Economía de la Universidad Loyola y directora ejecutiva del informe, María del Carmen Delgado López, han presentado el primer número del Barómetro Económico de Sevilla, fruto de la colaboración entre ambas instituciones.

Según este informe, el PIB de la provincia de Sevilla puede comenzar el año 2019 mostrando una tasa de crecimiento trimestral en línea con el PIB español y regional (0,6%). No obstante, para el conjunto del año 2019, se prevé un crecimiento de la economía sevillana del 2,4%, dos décimas por encima de la andaluza y la nacional, situada en el 2,2%, dato posiblemente respaldado por una mayor fortaleza de la demanda interna. En cuanto al mercado laboral, este también muestra signos de fortaleza.

El crecimiento de la ocupación en el año 2019 puede situarse en el entorno del 3,5%, mientras que la tasa de paro podría bajar del umbral del 20%, en el entorno del 19,8%, a lo largo del año 2019. Por su parte, el nivel de precios se moverá en la misma franja que el nacional y el regional (1,8%), en tanto que no existen dinámicas locales significativas que puedan alterar esta tendencia en el corto plazo.
Principales indicadores económicos

Según el informe, los principales indicadores económicos de Sevilla analizados (consumo de energía eléctrica, matriculación de vehículos, número de pernoctaciones, índice de confianza empresarial, y sector exterior) han presentado una evolución positiva desde la salida de la crisis.

En este sentido, la matriculación de turismos en el último trimestre de 2018 ha seguido una evolución muy parecida a la tendencia andaluza en los últimos años, y muestra un mejor comportamiento relativo en los últimos meses. Por otro lado, el número de pernoctaciones, medida del número de turistas que recibe la ciudad, refleja un mejor comportamiento en la provincia desde 2015, tendencia que se ha intensificado durante 2018. Esto es indicativo de la buena salud del sector turístico en Sevilla, que ha aumentado su participación relativa en la economía.

La confianza de los empresarios, se mantiene por encima de la media andaluza, si bien se acusa una tendencia decreciente desde la segunda mitad del año 2018. Al igual que en Andalucía y España, el sector exterior también ha tenido un comportamiento positivo en la economía sevillana, si bien ha mostrado signos de peor desempeño en el año 2018 por el deterioro del contexto internacional. En cualquier caso, el saldo entre las exportaciones e importaciones sevillanas sigue siendo positivo. Durante el año 2018, el 21% de las exportaciones de Andalucía provenían de empresas de la provincia de Sevilla.

El mercado laboral en Sevilla también muestra un crecimiento positivo. La creación de empleo ha mantenido un buen ritmo en los últimos años, tal y como muestra el aumento continuo que ha registrado el número de afiliados a la seguridad social y el número de contrataciones. Desde el punto de vista de los afiliados, los datos ajustados de estacionalidad indican que el ritmo de creación de empleo ha podido ser relativamente menor en la provincia que en la región, si bien la tasa de desempleo sevillana se situó en 2018 por debajo de la andaluza (20,94% frente al 21,26% regional).

Desde el punto de vista sectorial, conviene destacar el incremento relativo que han sufrido las contrataciones del sector servicios y, en menor medida, en la construcción y la industria.

Como novedad, el Barómetro incluye el “Índice BES”, un indicador que permite monitorizar la evolución de la actividad económica de la provincia de Sevilla. En este sentido, realiza una comparativa de todos los indicadores clave y analiza su comportamiento de un trimestre a otro.

En este sentido, comparando el tercer y cuarto trimestre de 2018, en términos medios de todos los indicadores, el índice BES muestra una desaceleración de la actividad económica, fundamentalmente marcada por el peor desempeño del sector exterior, y en menor grado, la bajada de la confianza empresarial. En términos relativos, la desaceleración parece haber sido más intensa en Sevilla que en Andalucía.

Compartir

Dejar un comentario