Mal momento para abrir una crisis interna en el grupo municipal del PP sevillano

68
0
Compartir
albertodiaz

La noticia de la semana no es otra que las anunciadas medidas por Mariano Rajoy que llevan a la aplicación del artículo 155 en Cataluña. La situación es seria y nos sitúa en un momento de necesaria unión de todos los españoles para intentar restituir la legalidad democrática en Cataluña cuanto antes. Al Ministerio del Interior de Juan Ignacio Zoido le toca una parte de la crisis delicada, el control de las fuerzas de seguridad catalanas, los Mossos.

Mal momento. Mala elección por ello tomar justo ahora una decisión como la que le ha costado la cabeza al concejal popular Alberto Díaz, hombre de confianza de Zoido en su etapa como alcalde, hasta ahora portavoz de economía del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Sevilla. Hoy queda como concejal raso. Cesado de modo fulminante por Beltrán Pérez, portavoz del grupo popular del Ayuntamiento de Sevilla,  su destitución ha provocado una crisis interna en el seno de esta formación que va a traer cola. Se veía venir.

La drástica decisión vino provocada por una supuestas filtraciones a Diario de Sevilla por parte de Díaz de unas palabras de Juanma Moreno Bonilla en una visita reciente al grupo municipal de los populares. Los  hechos han sido negados por el afectado: “mi lealtad y mi nobleza al partido están contrastadas pero lo que no quiero es que mi nombre quede manchado como que soy un filtrador”, ha asegurado.

Más allá de la destitución en sí, la impresión que queda de este capítulo político es que este “corte de cabeza” estaba previsto en el guión -la hoja de ruta, como se dice ahora- del nuevo equipo que dirige el grupo municipal popular sevillano con Beltrán Pérez a la cabeza. Y, en esta ocasión, han encontrado el argumento -ciertamente sin ninguna prueba- para llevarlo a cabo.

Hace pocas semanas era despedido de modo fulminante Carlos Crivell, jefe de prensa del grupo, también como Díaz, “hombre de Zoido”, sustituido ahora por el periodista cofrade José Antonio Rodríguez. Ahora le ha tocado al que fuera jefe de gabinete del hoy Ministro del Interior. Por las “formas” de ejecutar estos ceses da la sensación de que no habían sido medidos de modo adecuado sus efectos por parte de Pérez y consecuentemente han provocado un terremoto interno que agrava la crisis que los populares en el consistorio vienen prolongando.

En definitiva, una página más del desmantelamiento de las caras visibles de la etapa Zoido por las diferencias internas que desde su marcha al Gobierno de Madrid vienen arrastrando los concejales del grupo municipal del PP. Un capítulo más de unas tensiones que no parecen tener fin. Unas escenas poco edificantes a la vista de sus votantes sevillanos que dan para juzgar a sus responsables políticos con elecciones municipales a la vuelta de la esquina con el objetivo de recuperar la capital hispalense, clave para una futura victoria en las elecciones andaluzas de esta formación política. De momento, la decisión deja tocado al grupo, cuya imagen y la de sus responsables no remonta ni cuaja entre la opinión pública sevillana. Lo dicho, mal momento, malas formas, mala decisión. Tiempo al tiempo.

Compartir

Dejar un comentario