Luz verde a la reordenación de la dársena del Batán y el traslado de CLH

252
0
Compartir
batán

La Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Gerencia de Urbanismo, han impulsado la tramitación para la ordenación de la dársena del Batán y el traslado de las instalaciones de CLH con el objetivo de lograr la integración puerto-ciudad. El primer paso aprobado se concreta en la presentación del Documento Inicial Estratégico para la modificación puntual del PGOU, que ha de remitirse a la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía para que inicie el procedimiento que desembocará en la redacción del Estudio de Evaluación Ambiental Estratégica.

El cumplimiento de este trámite medioambiental previo es una exigencia de la Ley de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (Ley 7/2007 de 9 de junio). Una vez se haya culminado este trámite medioambiental se iniciará la tramitación de la modificación puntual del PGOU y, seguidamente de la innovación del Plan Especial del Puerto. “Tenemos como objetivo que este procedimiento, con todas las garantías jurídicas y administrativas, pueda estar resuelto en torno a este verano, de forma que los órganos correspondientes, como son el Consejo de la Gerencia y el Pleno, puedan debatir y aprobar en ese momento el inicio de la modificación del PGOU”, ha explicado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz.

La reunión de trabajo es fruto de la estrecha colaboración que mantienen la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Sevilla desde que el pasado mes de abril se acordara llevar a cabo una nueva ordenación de los suelos de la cabecera oeste del Puerto de Sevilla, correspondientes a la dársena del Batán -para propiciar una total interacción puerto-ciudad- y paralizar la tramitada con anterioridad.

Este procedimiento cumple así con un doble objetivo. Por un lado, el cumplimiento a la sentencia del año 2011 que determina que los suelos donde se encuentran ubicadas las instalaciones de CLH no son sistema general portuario y que, por tanto, deben ser excluidos del mismo. El hecho de eliminar los depósitos de CLH de estos suelos trasladándolos a otra ubicación viabiliza la integración de estos suelos y de los espacios hasta ahora portuarios en la ciudad, así como el desarrollo de cualquier actividad comercial y de ocio en este ámbito.

En segundo lugar, definir un diseño de equipamientos, zonas verdes, y actividades terciarias que permita la conexión puerto-ciudad garantizando la coexistencia con la actividad industrial en la zona portuaria. De hecho, según lo establecido en el acuerdo alcanzado entre el Puerto y el Ayuntamiento para la ordenación de los terrenos de la dársena del Batán, el objetivo es obtener una superficie de 465.622 m2, de forma que la parte más próxima a la ciudad, de 270.252 m2, acoja 89.224 m2 de zonas verdes y equipamientos, 81.256 m2 de viario y, un área de 112.781 m2 donde se puedan desarrollar actividades económicas terciarias y proyectos de interacción del puerto con la ciudad. El resto de este ámbito de actuación, una superficie de 195.370 m2, queda reservado para usos portuarios, industriales y logísticos.

Compartir

Dejar un comentario