Inspecciones en los establecimientos y terrazas del Paseo de Colón

48
0
Compartir
inspecciones

Un fin de semana más el Paseo de Cristobal Colón ha estado abarrotado. Se ha convertido en “punto caliente” del ocio sevillano. Esta semana el Ayuntamiento de Sevilla ha fijado esta ubicación como objetivo del dispositivo de la Policía Local y de los Bomberos de Sevilla que inspecciona las actividades que ejercen los establecimientos hosteleros, donde han detectado más de un centenar de elementos instalados de forma irregular en aquellas de más afluencia.

Según esta última inspección con todos los elementos detectados se incumplen las garantías de accesibilidad universal, pues se impedía el tránsito de peatones; la falta de seguridad y autoprotección, con el consiguiente riesgo para los clientes, y la ausencia de licencias y permisos exigidos, según el Ayuntamiento.

Así, se inspeccionaron un total de seis establecimientos en el citado paseo. El principal objetivo de Policía Local y Bomberos ha sido analizar los elementos de exteriores, la concordancia con la licencia municipal y el cumplimiento de los criterios de seguridad y autoprotección esenciales ante una situación de emergencia.

En los diferentes locales analizados, se habían dispuesto en la zona peatonal en la parte frontal instalaciones efímeras para el ejercicio de la actividad y la ocupación por los clientes.

En líneas generales, a requerimiento de Policía Local y Bomberos, ninguno de los toldos acreditó la certificación de cumplimiento de la normativa de protección contra incendios, como elementos ignífugos. Todos ellos disponían de instalaciones eléctricas no contempladas en la autorización para los sistemas de iluminación y de calefacción, que tampoco estaban autorizados.

Añade que estos toldos deben ser móviles y desmontables y ninguno cumplía estos requisitos y no se atenían el carácter efímero requerido en la licencia municipal. De hecho, recuerda que, tras cerrar los establecimientos, todos se quedan desplegados ocupando la vía pública como elementos fijos, extremo este no contemplado en la licencia.

Independientemente de las licencia de las mesas legalmente autorizadas, todos los establecimientos habían instalado mesas y soportes adicionales, convirtiendo maceteros en nuevas mesas, tapas de cristal en posavasos, etcétera, y todo esto superando lo contemplado en la licencia. De esta forma, aumentan de forma ilícita el número de mesas y, por tanto, la cifra de personas en la zona acotada.

En los seis bares que se inspeccionaron se detectaron 26 mesas por encima del número autorizado, 39 focos y 35 calentadores instalados sobre las estructuras de los toldos, incumpliendo la normativa de autoprotección. Además, tres de los sistemas toldos no tenían licencia municipal, los cuales tenían dimensiones entre seis y ocho metros cada uno.

Esta saturación de mesas, estructuras y soportes anclados al suelo permite que el número de clientes aumente considerablemente, ocupando por lo tanto el pasillo preceptivo que debe estar libre para el paso de los viandantes por la acera. Al estar estos pasillos ocupados por los clientes, los peatones se veían obligados a salir a la calzada para superar la zona. Entre las zonas de cada establecimiento, además, debía existir un pasillo de evacuación los cuales quedan bloqueados con la cantidad de personas que se congregan.

Compartir

Dejar un comentario