Impuestos municipales, “otro duro golpe para las empresas sevillanas”, según la CES

354
0
Compartir
ces

La Confederación de Empresarios de Sevilla ha presentado alegaciones a las Ordenanzas Fiscales del Ayuntamiento de Sevilla para 2017 ya que entiende que “continúa en su política fiscal de acoso al empresario”, al seguir la estela de las ordenanzas del pasado año que supusieron “un duro golpe para las empresas sevillanas”.

La CES, que preside Miguel Rus, no comparte el criterio aplicado en materia fiscal en Sevilla. Considera que sus reiteradas llamadas no son escuchadas: “el empresario y el inversor necesitan contar con un clima propicio, desde el punto de vista normativo y fiscal, que faciliten la actividad económica y no se está dando en Sevilla, y con el camino emprendido por esta Corporación Municipal que no llega a considerar que, la mejor política social, es la que propicia la creación de empleo y con estas Ordenanzas difícilmente se va a conseguir”, asegura la patronal.

El duro golpe del año pasado consideran que ahora se vuelve a repetir. “En 2016 el sevillano podría haberse beneficiado de la finalización del recargo estatal sobre el IBI, pero la solicitud del Ayuntamiento de revisión de los valores catastrales al alza y la bajada del tipo general del IBI, hizo que se cambiara un recargo temporal y limitado en el tiempo, por una revisión al alza definitiva”. “Este incremento fiscal lo vienen sufriendo los empresarios en general y muy concretamente los sectores de hostelería y comercio”, matiza.

Los empresarios consideran que se hace preciso no sólo solicitar la revisión de los valores catastrales, sino la de los usos de inmuebles no residenciales ya que “se pueden encontrar inmuebles catalogados con un uso que realmente no tienen”. En este sentido, vuelven a manifestar su total oposición al incremento de los tipos diferenciados, por entender que la subida afectará negativamente a las empresas en un “momento crucial de recuperación económica, donde es fundamental ayudar a las empresas a crecer y a ser más competitivas”.

La CES indica además que “no solo los empresarios, sino los ciudadanos en general tendrán que seguir pagando más impuestos porque no se puede obviar que, la revisión y consecuente subida de los valores catastrales aprobados el año pasado, afecta directamente a varios impuestos, concretamente al Impuesto sobre Bienes Inmuebles, al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos documentados, el Impuesto sobre Sucesiones y el de Plusvalías, ya que en estos la cuantía se calcula en función del valor catastral y no del de mercado”.

Este incremento fiscal lo vienen sufriendo los empresarios en general y muy concretamente los sectores de hostelería y comercio. Para la CES, se hace preciso no sólo solicitar la revisión de los valores catastrales, sino la de los usos de inmuebles no residenciales ya que podemos encontrar inmuebles catalogados con un uso que realmente no tienen.

En este sentido, los empresarios vuelven a manifestar su total oposición al incremento de los tipos diferenciados, por entender que la subida afectará negativamente a las empresas en un momento crucial de recuperación económica, donde es fundamental ayudar a las empresas a crecer y a ser más competitivas.

Con respecto a las tasas, la CES insiste en que “son realmente preocupantes las dos relacionadas con la Hostelería, como la de basuras y la de veladores”. La CES se une a las protestas del sector y muestra su total disconformidad por entender que la hostelería en nuestra ciudad está sufriendo una auténtica persecución.

Compartir

Dejar un comentario