“Expo 92, cuestión de liderazgo” con los Comisarios Manuel Olivencia y Emilio Casinello

64
0
Compartir
DSC_0020

La Fundación Cámara de Sevilla ha celebrado en el Club Empresarial Antares, una mesa redonda en la que los Comisarios de la Exposición de Sevilla 1992, Manuel Olivencia y Emilio Cassinello han debatido sobre la Expo 92, cuestión de liderazgo”.

El encuentro, lo ha presentado el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla Francisco Herrero que ha recordado la Expo como “un hito guardado en la memoria de nuestra ciudad, y que este año celebra sus Bodas de Plata. Un evento que hace 25 años Sevilla acogió y celebró con gran entusiasmo y expectación la Exposición Universal que trajo para nuestra ciudad grandes avances que perduran en nuestros días”.

El año 1992 Sevilla fue el centro de todas las miradas, y la Expo un escaparate para el resto del mundo, que acogió más de 40 millones de visitas, mandatarios de diversas partes del mundo y 18.000 periodistas acreditados de 83 países. “Un evento único que transformó nuestra ciudad, con cambios urbanísticos y nuevas infraestructuras que contribuyeron a conectar Andalucía con el resto de España. La trascendencia de la Expo 92 para nuestra ciudad y su importante legado está fuera de toda duda. A Sevilla le dejó el AVE, autovías, puentes, estaciones de ferrocarril, terminal de aeropuerto, patrimonio inmobiliario y reurbanización”.

Un acontecimiento que ha sido valorado hoy por los comisarios , Manuel Olivencia y Emilio Casinello,en un acto moderado por el Comisario de su Aniversario, Julio Cuesta, quien los ha guiado por la historia de la Exposición que cambió a Sevilla, desde el prisma de liderazgo.

Así, Manuel Olivencia, Comisario designado, pese a sus reticencias, por el Gobierno de España y a petición de la Casa Real, ha traslado a los asistentes que “la Exposición del 92 nació como una Cuestión de Estado, pero acabó convirtiéndose en una Cuestión de Partido, porque no se supo explotar adecuadamente el éxito, y porque hubo cuestiones de liderazgos que provocaron disgustos e incertidumbres”.

Manuel Olivencia ha asegurado durante su intervención, que “nunca me plantee cuestiones de liderazgo, más bien las sufrí. Me sacaron de mi Universidad y mi despacho y cambiaron mi vida. Jamás plantee cuestiones económicas”.

Así Olivencia ha explicado partes de las sombras de un proyecto de gran envergadura, que tuvo “tropiezos a lo largo del camino en una Sevilla dualista, momentos malos, auditorías, crisis, precios y sociedades periféricas, pero que, frente a la ruina que supuso para el Ayuntamiento la Exposición Iberoamericana del 29, en la Exposición del 92 se aprobó una Ley de Beneficio Económico”, aunque asegura Olivencia, “no se sacó el rendimiento que merecía el liderazgo de España en la Expo 92”.

Por su parte, Emilio Casinello, Comisario de la Expo 92 designado por Olivencia, ha alabado la figura del Catedrático de Derecho cuya “autoridad, memoria, paciencia y obstinación hicieron posible esta operación tan compleja”.

Así, Emilio Casinello, asegura que fue un Comisario accidental tras una corrida de escalafón, y que “la exposición llegó hasta donde llegó gracias a Manuel Olivencia. La partitura estaba escrita por Manolo, lo único que hizo falta fue ejecutarla”.

Asimismo, Emilio Casinello ha trasladado la trascendencia de la Expo, que “fue de mucho provecho, y estableció un nuevo patrón de exposición y ejecución, y un gran pretexto para activar la inversión pública e infraestructuras tan importantes como el AVE”.

Compartir

Dejar un comentario