El TSJA anula la ordenanza del aceite usado del Ayuntamiento de Sevilla

179
0
Compartir
aceite

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha estimado el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la Asociación de Gestores de Residuos de Andalucía (Agresur) y Geregras contra la Ordenanza Municipal de Limpieza Pública y Gestión de Residuos Municipales, aprobada por el pleno del Ayuntamiento de Sevilla en 2014.

El TSJA también ha decidido declarar nulos y derogar los artículos 102 (sobre el aceite vegetal usado) y 113, este último relativo a las facultades inspectoras de Lipasam para “acceder previa identificación, y sin notificación previa, a las instalaciones o ámbitos sujetos a inspección”. Según informa la Asociación, esta sentencia del TSJA se adjuntará a los procedimientos abiertos por Geregras y todavía en marcha en los tribunales.

Asegras indica que “la Ley de 22/2011 de residuos y suelos contaminados (LRSC) contempla que los productores de aceite usado de cocina tienen la obligación de gestionar dicho producto de manera respetuosa con el medio ambiente y con la normativa reguladora del mismo. Esta normativa establecía que pudieran gestionar el aceite usado a través de un Gestor Autorizado o a través de los sistemas establecidos por las administraciones públicas competentes, y su incorporación a dicho sistema será voluntaria, excepto en los casos en los que la administración demuestre que se dan las suficientes razones de eficacia y eficiencia como para obligar a bares, restaurantes y hoteles a incorporarse al sistema”.

A principios de 2014 el Ayuntamiento de Sevilla a través de LIPASAM, otorgó a la empresa BIOUNIVERSAL la exclusividad en la recogida de los aceites usados del sector HORECA, exclusividad que fue recurrida por GEREGRAS y diversas empresas del sector y, en julio de 2015 el Tribunal Supremo de Justicia de Andalucía (TSJA) les vino a dar la razón, afirmando que no había motivo como para obligar a entregar el aceite a la empresa contratista de LIPASAM por parte de los establecimientos hosteleros.

Compartir

Dejar un comentario