Desciende un 1,85% la morosidad en las comunidades de propietarios

185
0
Compartir
cafs

Las comunidades de propietarios ponen el freno a la morosidad en Sevilla. Al menos, según los datos aportados por el presidente y vicepresidente del Colegio de Administradores de Fincas de Sevilla, Rafael del Olmo y José Feria, por primera vez desde 2012, la morosidad en las comunidades de vecinos sevillanas ha registrado“un descenso leve, que no llega al 2%, pero que muestra ya cierto cambio de tendencia”. La morosidad en Sevilla durante 2015 alcanzó los 53 millones de euros, lo que supone un descenso del 1,85% con respecto a los 54 millones de deuda que ostentaba en 2014. Sevilla ocupa así el tercer puesto en Andalucía, siendo superada en deuda por Málaga (74 millones) y Cádiz (55 millones).

De los datos analizados se obtiene que el 42,87% de las Comunidades de Propietarios tienen propietarios morosos, siendo el porcentaje de comunidades en las cuales las entidades financieras tienen pagos pendientes del 8,17%. Por otro lado, el importe medio de la morosidad en cada comunidad de propietarios ronda los 1.377 euros.

En cuanto a la morosidad bancaria, ha disminuido también levemente en Sevilla, llegando a los 12 millones de deuda, un 1,5% menos con respecto al ejercicio anterior (14 millones de euros). Este descenso se puede ver también a nivel regional, con una bajada del 1,9%, en total, unos 73 millones de euros. ”Aunque haya experimentado un descenso, hay que destacar que el 48,48% de los inmuebles propiedad de los bancos todavía tienen deudas con las Comunidades de Propietarios” afirmó del Olmo durante su intervención.

Pese a la mejora en los datos, debido a una ligera mejoría económica, los Administradores de Fincas Colegiados consideran que sería necesario incidir más en aspectos determinados para dar respuesta al problema de la morosidad. Para Rafael del Olmo, “hemos propuesto, a través de nuestro Consejo General, una reforma de la Ley de Propiedad Horizontal que haga posible la afección real –parte de deuda que va vinculada a las fincas- debería tener un plazo de prescripción normal – un total de cinco años- , para que sea posible que la reclamación se extienda a la parte vencida de la anualidad en curso y los cuatro años anteriores”.

La venta de los inmuebles con morosidad suele ser origen de conflicto entre el comprador y la Comunidad de Propietarios, pues el primero en muchas ocasiones ignora cómo debe actuar para conocer si el inmueble que pretende adquirir tiene deudas o no. Para ello, en el nuevo proyecto de Ley de Propiedad Horizontal, se solicita que el certificado de deudas abarque también las cuotas, aunque no fueran, en el momento de la solicitud de pago de la deuda, todavía vencidas y exigibles.

Compartir

Dejar un comentario