Cementos Portland ve inviable su fábrica de Alcalá de Guadaíra sin “valorización energética de residuos”

359
0
Compartir
portaldalcalá

Pasa el tiempo y Cementos Portland Valderrivas continúa con la defensa de su proyecto de sustitución de combustibles de su planta de Alcalá de Guadaíra,  proceso conocido con “valorización energética de residuos”, “una técnica que se encuentra totalmente regulada por la normativa europea, nacional y autonómica, que son los organismos competentes en esta materia”, asegura la empresa. Un proyecto por el momento paralizado tras la aprobación provisional en pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra de la modificación puntual de las normas urbanísticas de su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que en la práctica tiene como consecuencia  el “bloqueo” del mismo.

La cementera lo tiene claro e insiste en su posición. “El objetivo es mejorar la competitividad y viabilidad de la fábrica con un proceso que pretende sustituir parcialmente los combustibles que actualmente emplea por otros combustibles no peligrosos producidos en plantas de tratamiento y reciclaje de residuos. Esto mismo se está ejecutando ya en 29 de las 33 fábricas de producción de cemento de España y en otros muchos centros productivos de otros sectores industriales”, asegura Cementos Portland Valderrivas.

Además, la empresa confirma que cuenta con autorización ambiental, “al tratarse de una técnica ampliamente utilizada en los países más desarrollados, entre los que se incluye España, y que, además, las propias directrices de la Unión Europea marcan como necesario para la adecuada gestión de los residuos (recomendando la prevención, reutilización, reciclaje, valorización material, valorización energética y, por último, el depósito en vertedero), y definiéndola como Mejor Técnica Disponible que garantiza la seguridad y salud de personas y entorno”.

La fábrica defiende que se trata de un proyecto necesario para garantizar su viabilidad. Esto lo hace tras la obtención de los permisos necesarios por el órgano competente que ya ha estudiado el proyecto y ha impuesto los controles necesarios. Así, la compañía recuerda a los colectivos que se oponen que, “no por mucho repetir una mentira -que el proyecto es nocivo para la salud y el medio ambiente-, esta se convierte en verdad”. La fábrica pide que dejen de manipular utilizando como escudo la salud de las personas y, menos, la salud de los niños.

En la actualidad una asociación ha presentado una demanda a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía contra la resolución que autoriza el consumo de residuos no peligrosos como combustible a la fábrica de Alcalá de Guadaíra y en ella incluyen una serie de alegaciones. Sin embargo, Cementos Portland Valderrivas mantiene que “la presentación de esta demanda no significa que tengan razón en sus argumentos y será precisamente el Tribunal el que deba decidirlo. Hasta la fecha, quien indica que se cumple la normativa es la Consejería de Medio Ambiente a través de la Resolución de 16 de septiembre de 2014”.

Además la cementera recuerda que las empresas de reciclaje de la comarca apoyan el proyecto de la fábrica, como se puede comprobar por las muestras de apoyo refrendadas a través de escritos y alegaciones presentadas en el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra.

Cada vez con más pesismismo tras el bloqueo al que se encuentra sometido el proyecto, Cementos Portland mantiene que “al no poder utilizar esta técnica, como hacen otros centros productivos en el resto de países desarrollados y territorio español, condiciona la viabilidad de la fábrica, poniendo en serio riesgo los puestos de trabajo directos e indirectos que esta genera”.

La planta de Alcalá de Guadaíra opera en la localidad desde hace cinco décadas, en las que ha realizado grandes inversiones para la modernización de sus instalaciones productivas. A pesar de la dura crisis que atraviesa el sector desde los últimos 6 años, ha continuado apostando por el futuro de este centro de trabajo, empleando a unos 200 trabajadores de manera directa, además del indirecto. En la actualidad, cuenta con una capacidad de producción de cemento de en torno a 2 millones de toneladas al año.

Compartir

Dejar un comentario