El abogado Luis romero pide combatir el blanqueo de capitales

420
0
Compartir
luisromero

El abogado penalista Luis Romero ha obtenido el grado de Doctor en Derecho por la Universidad de Sevilla, con la calificación de sobresaliente cum laude, tras defender su tesis doctoral sobre el delito de blanqueo de capitales, con un análisis realizado desde la perspectiva del abogado. Tesis que ha sido dirigida por el catedrático emérito de Derecho Penal Miguel Polaino Navarrete.

El tribunal que ha evaluado la tesis presentada ha sido presidido por Miguel Olmedo, catedrático de Derecho Penal y decano de la Facultad de Derecho de Granada. Han formado parte también del tribunal Alfonso Castro, catedrático de Derecho Romano y decano de la Facultad de Derecho de Sevilla; Javier Sánchez Vera, catedrático de Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid; Carlos Aránguez, profesor de Derecho Penal de de la Facultad de Derecho de Granada; y Carlos Blanco, profesor de Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla.

Todos los miembros del tribunal animaron al nuevo doctor a publicar su tesis doctoral, que fue calificada con diversos adjetivos elogiosos como tesis “sería y de gran calidad expositiva” –Alfonso Castro-; “meritorio y brillantísimo trabajo” –Carlos Aránguez-; “tesis muy completa” –Miguel Olmedo-; “alabanzas a la redacción” –Sánchez Vera-; y “obra maestra basada en la experiencia” –Blanco Lozano-

El socio director de Luis Romero y Asociados, en su presentación, hizo hincapié en el hecho de que es necesario combatir a nivel internacional el delito de blanqueo de capitales, dada su incidencia en el orden transnacional como evidencia el desarrollo de los instrumentos internacionales para su represión. En ese sentido, nuestro Derecho interno ha experimentado en los últimos veinticinco años una progresiva adaptación a la normativa internacional, de suerte que se han introducido en nuestro ordenamiento los instrumentos internacionales para el combate del fenómeno global del blanqueo de capitales.

Asimismo, Luis Romero señaló en su tesis que, el blanqueo de capitales, como fenómeno complejo que es, afecta a una pluralidad de objetos de protección penal y que sobre eso existen varias teorías que defienden posturas diversas sobre el bien jurídico a proteger.

Por otra parte, explicó que “la imputación objetiva del sujeto responsable por el delito de blanqueo de capitales parte, como respecto de cualquier otro delito, de la teoría de los roles sociales desarrollada por el funcionalismo penal”. “Conforme a ella, -añadió- responde penalmente quien quebranta un deber inherente al rol y, además, en la medida en que lo quebranta”.

A este respecto se refirió al rol de abogado, que se ha desarrollado de manera muy precisa con un contenido normativo de derechos y de deberes que perfila la función social y garantista de la abogacía. Y advirtió que, dentro del conjunto de deberes que conforman el rol de abogado, resulta un cuerpo extraño el deber de colaborar o informar sobre actividades sospechosas y otros cometidos u obligaciones “cuasipoliciales”, que “lastran la independencia y la profesionalidad del ejercicio de la abogacía y, principalmente, los deberes de secreto profesional y de confidencialidad”.

Luis Romero concluyó que “el ejercicio del rol profesional de abogado debe operar como blindaje frente a imputaciones en su contra, no siendo suficientes para enervar la imputación frente a él ni el conocimiento de los planes ilícitos de sus clientes, ni el cobro de honorarios elevados por parte del abogado, amparándole en todo caso el ejercicio del derecho de defensa y los honorarios bona fides”.

25 años de experiencia en la abogacía penal

En sus 25 de experiencia en la abogacía penal a Luis Romero le ha sido confiado casos como la operación Púnica, la operación Java, el accidente de Ortega Cano, el accidente de Spanier, Nueva Rumasa, caso Larralde, caso Ibiza Centro, el asesinato del abogado Díaz-Muñoz, la defensa de los Controladores, el caso Juan Asensio, la operación Biblión, el caso Unión-Operación Jable y el crimen de Almonaster, entre otros.

Compartir

Dejar un comentario